domingo, 3 de abril de 2011

LOS TUAREGS ESCRIBIENDO EN ARENA: LOS TIFINAGH .

 En el taller de escritura antigua Incipit Titivillus, hablamos de cómo los diferentes pueblos en la antigüedad utilizaron muchas veces como soporte de su escritura lo que la propia naturaleza les ofrecía en abundancia donde vivían el día a día. Y que no sólo de papiro y pergamino y papel y e-books vive y ha vivido el hombre el aprendizaje y la fijación de la memoria  escrita.

 Hace tiempo, tras investigar el tema de la oralidad y la escritura y  visitar el valle de Wadui Rum en Jordania , leí un libro de 1992 sobre los escritos de los tuaregs - muy bien documentado- I tuareg  attraverso la loro poesia orale(1) que me gustó, Decidí  dedicar, entonces, un pequeño espacio  de honor a la  arena desde donde se iniciaría nuestro viaje por las escrituras de los pueblos antiguos. Y es que todos hemos sido paridos por la misma madre Gea, La Tierra, y acabaremos formando parte de ella, hermanos de nuestra hermana Arena.

 En  TESTAMENTA IN PROCINCTU FACTA escribimos 
  
Hojas de arena son ciertamente las que utilizaban y utilizan ciertas madres bereberes para transmitir a sus hijos  el tifinagh, derivado de los alfabetos libios atestiguados en época cartaginesa. Ya que fue Amerolqis, gigante mítico y héroe civilizador, creador de la vida social y artística, quien transmitió esta escritura a las mujeres, seduciéndolas  mediante un juego de códigos secretos y  trazando sobre las escasas piedras y la abundante arena del desierto  enigmas y adivinanzas.


(1) En esta página podéis leer completa su introducción con muchas ilustraciones de cartas y  otros documentos y con  tituli picti  y graffitis en las rocas del desierto También os recomiendo esta página donde se recoge un trabajo sobre  la epigrafía líbico-bereber Epygraphie Libyco Bereber La lettre du RILB Répertoire des Inscriptions Lybico-Bèrberes y esta otra Les tifinagh comme ecriture du detournement Usages touaregs du XXIe  siècle


La arena del Taller de Escritura Antigua Incipit Titivillvs

Es precisamente el conocimiento de escrituras que han recurrido a este tan rudimentario soporte ,esqueleto de la inmensa belleza  de paisajes como el Valle de la Luna de Jordania ,quien nos ayuda a reconocer la sensibilidad de hombres y mujeres de otras culturas que fueron y son capaces de manifestar y ejercitar sus sentimientos y recuerdos de una cotidianidad e intensidad muy  parecida y común a las nuestros en páginas tan efímeras.







Fotos del Valle de la Luna o Wadi Rum
Jordania, verano de 2007

La historia y  la caligrafía, el arte de la  escritura ,como la música y la pintura,  nos ayuda a huir de nuestros miedos e ignorancia hacia otras culturas y comprender, y, por tanto, respetar la inteligencia y sensibilidad de otros pueblos como los tuaregs, navegantes de las dunas y de los desiertos, escritores y escritoras de la arena, artífices ancestrales de un arte efímero.


Es el tifinagh, pues, el alfabeto que ha servido y sirve para transcribir algunas lenguas bereberes. Es la antigua escritura del pueblo de la lengua Kel Tamasheq - los de la lengua tuareg, palabra que no existe paradójicamente en su lengua tuareg- o los del Kel Tagelmust- los del turbante.

Los tifinagh constituyen en el Sahara y en Sahel una forma evolucionada de los alfabetos líbicos atestiguados en época cartaginesa y misteriosamente desaparecidos en época romana. Alfabeto consonántico de 23 a 27 signos, según las regiones, presentan una grafía geométrica de trazos, círculos y puntos, con falta de vocalización y segmentación entre las palabras y libertad de elección en la dirección de la escritura




Su forma más antigua  es llamada alfabeto líbico o berbero líbico y está documentado desde el siglo III a.C.,a lo largo del norte de África y en las Islas Canarias. 
.


Má información sobre el tifinagh y la sociedad y cultura tuaregs aquí y allí, y también aquí y allí.

En la página del pintor autodidacta Koussa Mchaouri, nacido en un campamento tuareg cerca de Djanet, en el Sahara Argelino, os enlaza a cuadros inspirados en esta lengua y con el propio  Koussa o Lamine  podéis viajar hasta el oasis de Djanet
   
"Los paisajes del Sáhara, los signos de identidad de la cultura tuareg y la vida tradicional de los nómadas constituyen la fuente continua de mi inspiración".

La Fundació La Caixa inauguró en 2002 la exposición Tuaregs: nómadas del desierto