sábado, 8 de marzo de 2008

DE TABELLIS CERATIS A MCGYVER PLASTICO

Leo en Tabellae que realizan un taller de tabellae ceratae con plastilina, a partir de una idea de mi amigo Plasticus Mcgyver (no tiene nada que ver con el otro Mcgiver. Nuestro Plasticus Mcgyver es más diestro y, por supuestísimo, más guapo. Os incluyo imágenes del Mcgyver americano y veréis que las comparación es, en este caso, odiosa).



Lo cierto es que, sin dejar de lado esta buena posibilidad ( viniendo del Plasticus Mcgyver et alter Hermes), tampoco es tan difícil hacer tabellae ceratae utilizando el material de nuestros maiores, por lo que Titivillus os recomienda, si podéis, hacerlas en cera.

La cera a granel de abeja, no de depilar, la podéis adquirir en cualquier droguería, a precios económicos.
Para prepararla: basta disponer de hornillo eléctrico o servirse de los que se utilizan en vuestros Laboratorios de Química.
Ventajas: el alumno puede experimentar cómo se escribe realmente en cera y es un material fácilmente borrable y manipulable ad aeternum y no hay que utilizar ni rodillos ni otros menesteres, ni pastar coca amb tomaca
Con negro de humo o pigmentos de color, que también podéis adquirir en droguerías, mezclados en la cera líquida la podréis conseguir en muchas tonalidades. Y si no, no pasa nada, al natural es, por sí misma, bella.
La cera licúa en unos cinco minutos. Si se quiere de color, se echa un poco de negro de humo o de pigmento de color, que también se vende en droguerías. Se remueve muy poco et, voilà, lista para verter. No hay que nivelar ni nada de nada. Si la mesa está a nivel, la superficie de la cera de la tablilla lo estará, siempre que no ocurra un terraemotus.
Se seca en unos dos minutos.
En siete minutos, pues, si se licúa suficiente cera tendréis tablillas en legión. De tres a cinco tabellae pugillares de unos treinta centímetros de largo con un cubo de cera de unos diez centímetros cúbicos de volumen, según nivel.
La cera sobrante se deja en el recipiente utilizado. Se secará. Se puede reutilizar más veces recalentándola y podéis añadir más durante este proceso.
En cuanto a los styli, Titivillus no recomienda lápices.
Se pueden hacer a partir de palillos de comida china afilados con sacapuntas y se corta la parte posterior para formar una pequeña espátula que permita alisar la cera. También podéis recurrir a los bolillos en las Mercerías. Los hay de todo tipo y precios.


Podréis ver réplicas realizadas por nuestros alumnos in situ en la exposición del Taller de Escritura Antigua de Sagunto o en sus fotos.



Nos vemos.
P.S.- La cera ha de vertirse en un marco. Os pueden servir los marcos para fotos que tienen el fondo de madera. Antes de verterla pasar un poco de cola blanca entre el fondo de madera y el marco y dejar que seque. Así evitaréis fugas.
Y si queréis darle un toque mágico de antigüedad , pintad la madera con nogalina o betún de Judea.

N.b.- Felicito a los de Eureka por su dedicación a la escritura antigua, y desde aquí un saludo plastilino para mi compañero de Talleres y amicissimus, Mcgyver Plasticus.